El buey y la mula: se busca culpable

mula-bueyHace unos días cené con un periodista que trabaja para un medio de bastante difusión en España, del que ahora es corresponsal en el Vaticano y en Italia. No me resistí a preguntarle por el buey y la mula. Es decir, ¿cómo salió a relucir el buey y la mula en la presentación del libro del Papa? De ese tema no se habló en ningún momento de la presentación, me contestó inmediatamente. Y me hizo una crónica de cómo se presentó La Infancia de Jesús a la opinión pública. He aquí un resumen.

Fue en la Sala Stampa de la Santa Sede. Se había convocado a los medios, aunque una vez allí se les dijo que era una presentación para los miembros de la curia organizado por la editorial. De hecho, en un primer momento no se les dejó grabar ni hacer preguntas, aunque tras dimes y diretes se permitió. También sorprendió a los periodistas que se les diera el libro una hora y media antes del acto, cuando lo normal en estos casos es entregarlo uno o varios días antes en ‘embargo’ (con compromiso de no divulgarlo hasta la presentación pública), para que haya tiempo de leerlo. Y para colmo la editorial obligó a los periodistas a firmar un escrito en el que se comprometían a no publicar nada del contenido del libro hasta que estuviera en las librerías al día siguiente. Solamente podrían publicar el contenido de un dossier de un par de folios con un elenco de las “mejores frases” del libro, entre ellas: En el Evangelio no se habla de animales en el lugar donde nació Jesús, pero tratándose de un pesebre, el lugar donde comen los animales, la iconografía cristiana captó muy pronto ese motivo y colmó esa laguna. Luego habrá quien diga que los periodistas sacan las frases de contexto… no dudo que sucede así muchas veces, pero aquí sencíllamente no había contexto.

No sé si lo que se pretendía organizando una presentación así era que los medios hablaran del libro, aunque fuera en contexto cómico o incluso polémico, y así vender más ejemplares. No faltarán medios que disfruten haciendo comedia y polémica con la Iglesia. Y entiendo que haya quien se moleste por quienes han escrito esos titulares, pero la culpa de tanta frivolidad no es solo de quien escribe los titulares, también de quien los propicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: