Libertad religiosa en Estados Unidos II: el cardenal Dolan

La fotografía pertenece a la Al Smith Dinner, una cena benéfica que desde 1945 organiza la archidiócesis de Nueva York y la Fundación Alfred E. Smith. El motivo, recoger fondos para las obras de caridad de la Iglesia Católica neoyorquina. La cena tuvo lugar en plena campaña presidencial, cuarenta y ocho horas después del segundo debate televisivo entre Barack Obama y Mitt Romney, y con las fricciones de fondo entre la Iglesia Católica y el presidente Obama por el amago de éste de obligar a las entidades religiosas a pagar a sus empleados cobertura médica de anticonceptivos, píldora del día después, esterilizaciones y aborto.

Desde 1960 esta cena benéfica ha sido una parada para los candidatos a la presidencia norteamericana. Ese año asistieron Richard Nixon y John F. Kennedy, y desde entonces se ha institucionalizado como el oasis previo a la recta final de las elecciones. El tono de la cena es deliberadamente relajado. En sus discursos los candidatos aprovechan para hacer bromas sobre la dureza de la campaña presidencial. Pero en algunas ediciones no ha faltado la controversia. En 1980 el presidente Jimmy Carter fue abucheado, en 1984 el candidato demócrata Walter Mondale optó por no asistir por las tensiones entre demócratas y la Iglesia Católica en torno al aborto.

Este año la presencia del presidente Obama estuvo precedida por la polémica. Cuando en agosto el Cardenal Timothy Dolan –en la foto- anunció que había invitado al presidente algunos sectores –no necesariamente católicos- reprocharon esta decisión por la posición de Obama en torno al matrimonio gay, al aborto y la anticoncepción. El Card. Dolan justificó la invitación al presidente en su blog “The Gospel in the Digital Age”: Quienes comenzaron esta cena hace 67 años atrás creían que se consigue mucho más invitando personas de diferentes ideas políticas a una velada propositiva que cerrándole las puertas. Y más abajo, es mejor invitar que ignorar, más efectivo hablar juntos que gritar en la distancia, más productivo abrir puertas que cerrarlas. Todo un ejemplo de cómo la Iglesia tiene que cumplir su misión en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: